La gran donación de Wimbledon

A pesar de que no se jugó el torneo este año debido a la pandemia del COVID-19, Wimbledon decidió dar diez millones de libras esterlinas (un poco más de 12,5 millones de dólares americanos) a los tenistas que, según su ranking actual, hubieran llegado a jugar el certamen.

 

La donación le apunta a mitigar los estragos financieros que ha causado el nuevo coronavirus entre los jugadores de tenis, uno de los deportes más desiguales desde el punto de vista económico. Las diferencias entre los tenistas de élite es muy amplia con los que suelen estar fuera de los 30 mejores del escalafón.

 

El dinero será repartido entre 600 tenistas. Los 256 que hubieran jugado el cuadro principal de sencillos (128 por cada rama, masculina y femenina) tendrán las 25.000 libras que habrían devengado por disputar la primera ronda. Del mismo modo, los 224 jugadores que hubieran disputado el cuadro clasificatorio obtendrán los 12.500 que habrían cobrado. Los tenistas que hubiesen jugado el dobles recibirán 6.250 libras, y los de silla de ruedas, 6.000.

 

El dinero que desembolsará Wimbledon viene de un ingenioso seguro contra pandemias que la organización del torneo había comprado, previendo una situación como la actual. De hecho, este seguro es la razón financiera por la cual este Grand Slam fue tranquilamente cancelado, a diferencia de Roland Garros y el US Open, que se esmeran a toda costa por ver acción en la presente temporada.