Bebidas saludables para comenzar el nuevo año

Está bueno comer rico, pero es mucho mejor comer también saludable, ayudándose con bebidas nutritivas.

El nutricionista Andrés Zapata nos sugiere 4 bebidas que cuidarán tu salud en el comienzo del año 2021:

  1. Mezcla de té verde, canela y anís estrellado.

    Sirve para activar factores de transcripción y proteínas asociadas a la mejora de la capacidad y respuesta antioxidante, con poder antiinflamatorio, y favorece también el control glicémico.

2. Un simple limón.

Los limones son ricos en vitamina C y varios compuestos bioactivos interesantes para nuestra salud.

Son ricos en hesperidina, diosmina, ácido hidroxibenzoico e hidroxicinámico, acetofenonas, terpenoides, flavonoides, estilbenos y taninos (Ehigbai I, 2015).

Todo los anteriores son útiles para estimular la secreción pancreática y biliar, optimizando así nuestro proceso digestivo, estimular la correcta síntesis de colágeno, favorecer la absorción de hierro no hemo, modular los niveles de colesterol, mejora de la microbiota intestinal y ayudan a ‘silenciar’ receptores implicados en la compulsión alimentaria y el gusto incrementado por dulce (Chaturvedi D, 2016).

Lo más básico de la vida, lo tomo en un shot y lo adiciono a las ensaladas o batidos.

3. Cúrcuma, cayena, pimienta y limón.

Siempre escuchamos personas hablando de “desintoxicar” el organismo, que técnicamente es incorrecto y también escuchamos a otras personas decir que nuestros riñones e hígado son capaces de hacer solos los procesos naturales de desintoxicación, algo que también se queda corto.

¿Por qué?

Nuestro cuerpo realiza diariamente un complejo proceso llamado detoxificación hepática y aunque este proceso se realiza en nuestro hígado, el ‘solito’ sin las herramientas nutricionales correctas se puede quedar corto.

En nuestro hígado se neutralizan productos tóxicos producidos por nuestro organismo o provenientes del medio ambiente. En este proceso se filtra la sangre para eliminar las toxinas, se sintetiza y secreta la bilis llena de colesterol y toxinas solubles en grasa y se descomponen enzimáticamente productos químicos no deseados (Van der Heide, 2019).

Nutrientes como las vitaminas B2, B3, B6, B12, ácido fólico y compuestos como el limoneno, los flavonoides, la curcumina, la piperina y la capsaicina modulan la actividad de las enzimas P450 haciendo que este proceso se lleve a cabo adecuadamente.

4. Un buen té.

Una excelente estrategia antioxidante y antiinflamatoria: Camellia sinensis+jengibre+canela.

El consumo de compuestos bioactivos en nuestra alimentación modula la expresión de enzimas de la fase II en el proceso de detoxificación haciendo que se atenúe la producción de radicales libres y se disminuya la inflamación.

Cuando hablamos de inflamación quiere decir que este tipo de estrategias pueden ser válidas para personas sanas, con patologías, pasando por sujetos físicamente activos y hasta deportistas.

Muchos deportistas por ejemplo toman mate por gusto o por factores culturales, pero a su vez están aportando gran cantidad de bioactivos de inmenso valor para la salud, rendimiento y procesos de recuperación (luego les hablaré sobre esto).

Como ya se los he comentado muchas veces, debemos ver la nutrición más allá de macro y micronutrientes y llevarla a un plano más funcional.