La F1 regresa a Canadá con el ojo puesto en el reglamento

La FIA intervino por las reclamaciones de Mercedes

Uno de los principales problemas de Mercedes en el arranque de temporada en la F1 ha sido el ‘porpoising’ o rebote.

Esta situación, que se presenta sobre todo a altas velocidades, ha puesto en aprietos al equipo y aunque disminuyó, todavía no se soluciona.

En la pasada carrera, en Azerbaiyán, tanto Lewis Hamilton como George Rusell se quejaron por esta situación ya que consideran que físicamente va a afectar a los pilotos.

Pero no es la primera vez que los corredores se muestran inconformes por el excesivo movimiento que trajo el cambio de reglamento.

Recordemos que para este año regresó el denominado ‘efecto suelo’ y con ello las escuderías tuvieron que modificar notablemente sus monoplazas.

Equipos como Red Bull, por ejemplo, encontraron más rápido la solución al ‘porpoising’ y eso les dio ventaja en las primeras carreras.

(Nairo Quintana sufrió una caída en la Ruta de Occitania)

Sin embargo, en vista de los reclamos, la FIA decidió intervenir y ordenó nuevas modificaciones para todos los vehículos.

En resumen, tendrán que hacer los ajustes necesarios para cumplir con las medidas y distancias que se ordenaron.

Además, antes de la carrera los vehículos serán testeados y supervisados, para ver que cumplan la normativa y una vez aprueben, no podrán volver a meter mano.

Es así como el Gran Premio de Canadá, que regresa al calendario después de 3 años, será el primer experimento del nuevo cambio.

Aunque la FIA buscaba más competitividad en la actual temporada con las variantes de reglamento, esto no se ha podido dar.

Tanto Red Bull como Ferrari están varios escalones por encima de los demás, de ahí que Mercedes haya sido el encargado de liderar las protestas.

Lo cierto es que las primeras practicas libres han sido disputadas y este domingo se sabrá si surte o no efecto la medida contra el rebote.

El Gran Premio de Canadá se correrá este domingo 19 de junio, a partir de la 1:00pm.