Las verdaderas finales de la NBA ya se están jugando

Aquí le explicamos por qué no se puede perder esta serie.

Las verdaderas finales de la NBA se están jugando en este momento, en la segunda ronda de playoffs entre los Milwaukee Bucks y los Brooklyn Nets. Y es que después de la eliminación de los Lakers, son pocos los equipos que le pueden hacer frente a los imparables Nets.

Con tres super estrellas ofensivas en Kyrie Irving, James Harden y Kevin Durant, los Nets han ahogado en puntos a todos los equipos que se les han puesto enfrente. Tanto así, que en su mayoría de juegos de temporada regular ni siquiera han necesitado que jueguen sus tres estrellas para ganar.

Pero, ¿Por qué los Bucks son los únicos que pueden detenerlos? Pues resulta que son los únicos en toda la liga que cuentan con jugadores defensivos que pueden mantenerle el ritmo a las estrellas de los Nets.

Giannis Antetokounmpo, la estrella griega de los Bucks, es uno de los pocos jugadores que por altura y agilidad puede defender a Kevin Durant. Donte Divicenzo, uno de los mejores guardias defensivos de la liga, puede hacerle frente a las artimañas de Kyrie Irving y Khris Middleton puede estorbar a James Harden.

Los Nets tampoco tienen a ningún jugador que pueda defender a Antetokounmpo, que con su altura y agilidad es una pesadilla en la pintura para la cual pocos equipos tienen respuesta. Los Bucks tienen todas las herramientas para ganar esta serie.

Por el contrario, si gana este encuentro el equipo de Brooklyn, no le queda rival en su conferencia. Entre sus posibles oponentes de finales de conferencia están los Hawks y los 76ers. Contra los primeros tienen un récord ganador y a los segundos les falta su mayor estrella, Joel Embidd.

De los restantes en la conferencia opuesta, tienen un récord de 1-1 contra Utah Jazz, 2-0 ganando contra Denver y 2-0 ganando contra los Suns. En conclusión, a menos que Giannis y los Bucks puedan detenerlos, los Nets podrían terminar ganandolo todo.