La televisión ha sido el gran pulmón en la pandemia