El escándalo sexista que afecta los Juegos Olímpicos

Un problema más para Tokio 2020

Yoshiro Mori tuvo que renunciar a su cargo como presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, los cuales conservan en su nombre el año original en que estaban programados aunque se harán en 2021.

Su dimisión fue masivamente reclamada en Japón luego de hacer declaraciones sexistas en ejercicio de sus funciones. “Si aumentamos el número de mujeres miembros de la Junta (organizadora), tenemos que asegurarnos de que su tiempo para hablar se restrinja un poco, tienen dificultad para terminar, lo cual es molesto. Tenemos unas siete mujeres en el Comité Organizador, pero todas entienden su lugar”, dijo.

Cuando estalló el escándalo por este comentario, Mori ofreció disculpas, aceptando que fueron declaraciones “inapropiadas” que “van en contra del espíritu de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos”. Pero también dejó claro que no tenía “la intención de dimitir”, recordando su “sacrificio personal durante siete años” al servicio de la organización de las justas.

Sin embargo, la presión social por parte del público japonés en su lucha contra el sexismo fue demasiado fuerte. Mori tuvo que dar un paso al costado para no afectar más la popularidad de unos Juegos ya de por sí criticados en el país del sol naciente, donde muchos ciudadanos consideran que su celebración es inoportuna en medio de la pandemia del COVID-19.

“Dimitiré de la posición de presidente del Pomité”, declaró este viernes quien fuera el primer ministro de Japón y lideraba la organización de los segundos Juegos Olímpicos que acogerá Tokio, tras los realizados en 1964.