Un clásico sin mucho brillo

Los amantes del fútbol estábamos esperando para ver el clásico de la Premier League entre el Manchester City y el Liverpool, los dos equipos más competitivos de Inglaterra en los últimos años, clubes dirigidos por Josep Guardiola y Jürgen Klopp; en mi opinión, los mejores técnicos del fútbol mundial.

Tuvimos un gran primer tiempo, con dos equipos que se dedican a jugar al fútbol, cada uno en la forma que su técnico ve el juego. Es un Liverpool que juega con presión alta, rápidas transiciones y que hace ver el fútbol muy sencillo. El City apunta a la tenencia de pelota y el control del juego, basado en la inteligencia del mejor pasador del fútbol mundial, Kevin De Bruyne.

El resultado al final del primer tiempo mostró la paridad que tienen el City y el Liverpool. El 1-1 reflejó la intensidad con la que se juegan los partidos en la Premier; son tan emotivos estos juegos que los espectadores quisiéramos que el tiempo no pasara y pudiéramos seguir viendo el mejor fútbol del mundo.

Finalizando la primera mitad, los ‘ciudadanos’ tuvieron la opción de anotar por medio de uno de esos penaltis que solo son sancionados por el VAR. Ya sabemos cómo se ven las jugadas en cámara lenta, y el juez no dudo en señalar el punto blanco. Extrañamente, y ante la incredulidad de los aficionados, De Bruyne falló el cobro. Como dirían algunos, se hizo justicia divina.

Kevin de Bruyne, el mejor jugador del Manchester City, desperdició la mejor oportunidad para derrotar al Liverpool. Foto vía Twitter: @ManCity

En el segundo tiempo vimos un partido más luchado que jugado; no aparecieron grandes jugadas, los arqueros no fueron exigidos y los aficionados nos quedamos esperando ese buen fútbol de los primeros 45 minutos. El 1-1 final parecía un premio al esfuerzo, pero no al fútbol, porque dio la impresión que los dos equipos se conformaron con este resultado que deja al Liverpool a un punto del líder, Leicester, y al City a seis unidades, pero con un partido menos.

¿Qué puede estar pasando para que estos dos equipos no se exijan al máximo y se vea el cansancio y las lesiones en sus jugadores? Estamos frente a una temporada larga y con futbolistas que tuvieron muy poco descanso entre el final del curso anterior y el inicio del actual, todo como consecuencia de la pandemia que obligo a suspender el fútbol en marzo.

Actualmente los dos equipos están jugando la Premier y la Champions League, y, como si fuera poco, sus grandes figuras hacen parte de sus selecciones nacionales, por lo que también deben cumplir con los partidos programados en las fechas FIFA. Todo esto está afectando el espectáculo y el trabajo de los entrenadores, quienes, a pesar de tener una amplia plantilla, no logran una respuesta al cien por ciento de sus grandes estrellas.

La Champions permite que cada equipo haga cinco cambios por partido, pero en la Premier, que es más conservadora, todavía esto no se aprueba. Seguramente eso ha generado más problemas físicos en los jugadores que militan en Inglaterra. Ayer salió lesionado Alexander-Arnold, una de las figuras del Liverpool y jugador clave en el esquema de Klopp.

Este fin de semana los jugadores se unieron a sus selecciones para jugar dos partidos adicionales de Eliminatorias al Mundial en Suramérica y de UEFA Nations League en Europa. Esperemos que no lleguen jugadores lesionados, y que tanto Klopp como Guardiola puedan seguir disfrutando de sus futbolistas, así como los espectadores del fútbol de estos dos grandes equipos en su mayor dimensión.

La Premier sigue siendo la mejor liga de la actualidad, no solo por su buen juego y el dinamismo de los partidos, sino por lo parejo del torneo. En este momento, entre el primer y el sexto lugar existen solo tres puntos de diferencia, y, aunque no vimos un gran clásico, sí tuvimos la oportunidad de disfrutar del fútbol de una liga apasionante.

Por: Mauricio León