No lo den por muerto

El Real Madrid sigue reviviendo. En dos partidos prácticamente perdidos, al borde de la eliminación en la Champions League y frente a un rival directo por La Liga, se ha levantado para revertir el marcador y salir victorioso y fortalecido de las situaciones por las que ha navegado en la última semana.

El artífice de esta monumental reacción ha sido Karin Benzema, el mayor 9 del fútbol mundial y uno de los que mejor está jugando al fútbol en la actualidad. Es un delantero que no ha tenido todo el reconocimiento que se merece; durante muchos años estuvo a la sombra de Cristiano Ronaldo, pero se ha encargado de ir demostrando que está al nivel de los mejores del mundo. Con el paso de los años, el francés juega mejor y demuestra que le sobra calidad para liderar a este Madrid y sacarlo de las peores situaciones.

El conjunto ‘merengue’ ha sufrido en esta Champions, pero ha logrado sobreponerse a situaciones complejas. Cuando todos esperan que reciba la estocada final, se levanta y saca toda su jerarquía para dar vuelta al marcador. A este equipo no se le puede dar por muerto, y eso ya lo ha demostrado durante la temporada, sin importar el rival. Renace como el ave fénix; ya nos tiene acostumbrados a esto, lo hizo frente al PSG y frente al Chelsea.

Lo extraño es que tenga que vivir los partidos de esta forma, que cambie tanto de un partido al otro como le sucedió contra el Chelsea. Luego de un partido de ida que resolvió sin problemas, tuvo que sufrir para salvar una eliminatoria que se veía muy compleja. Cuenta con Benzema y Luka Modric, dos jugadores que están en un altísimo nivel y solucionan los problemas que en defensa tienen sus compañeros Carvajal, Nacho y Militao.

Lo otro es que se acostumbraron a que Rodrigo entre y cambie los partidos. El brasileño, cada vez que ingresa al terreno de juego, revoluciona los partidos y contagia a sus compañeros, como lo hizo el fin de semana frente al Sevilla. Al parecer es el talismán de Ancelotti, quien ya sabe que viniendo desde el banco le ayuda a transformar el equipo.

Algo no le está saliendo bien al técnico italiano en el planteamiento de los partidos y para que sus dirigidos deban apelar a su carácter y jerarquía. A este equipo se le puede criticar su juego irregular, pero la lucha y entrega que ofrece, especialmente en los momentos de adversidad, es algo para resaltar y contagiar. 

Seguramente no es lo que esperan sus hinchas, quienes al parecer están sufriendo mucho más de la cuenta. Pero se están acostumbrando a vivir este tipo de partidos y acompañar a su equipo hasta el final porque los jugadores responderán al aliento con esfuerzo. Además, los aficionados de la Casa Blanca siempre creen, y con razón, que aparecerá una genialidad de Benzema o Modric para volver a celebrar.

Pochettino, Tuchel y ahora Lopetegui lo vivieron. Ya saben que si a este equipo no le dan la estocada final los puede complicar. No se le puede dar por muerto ni tampoco parpadear porque tiene a un mago Karim, que de la nada saca un truco y los pone a soñar.

Creo que Josep Guardiola tendrá que estar analizando muy bien estos partidos para que el Manchester City no cometa los mismos errores. Si no se quiere complicar en semifinales, Pep tendrá que sacar lo mejor de su repertorio para poder volver a una final en Champions. Dejó muchas dudas en el juego de vuelta de los cuartos de final frente al Atlético de Madrid; se vio superado por un equipo que no lo dejó jugar, que le cerró todos los espacios y que lo llevó al terreno de la lucha, donde claramente el City se siente muy perdido.

Vamos a tener una gran semifinal de Champions y, como están las cosas, es mejor no hablar de un favorito. Por lo visto, este Real Madrid va a luchar hasta final a la espera de tener otro milagro y jugar una nueva final.

Por: Mauricio León