El niño que hace sonreír a Messi

Tras un final de año con dudas y sin encontrar su juego, el Barcelona ha tenido tres victorias en línea en el comienzo de 2021. Lo mejor es que ha vuelto a desplegar parte del fútbol que lo consolidó como uno de los mejores equipos de Europa. El responsable de este cambio de imagen es Pedro González López, mejor conocido como Pedri. Con apenas 18 años se está convirtiendo en el timonel del Barcelona y en el socio que tanto añoraba Lionel Messi.

Hace tan solo un par de semanas veíamos como el Barcelona sufría para ganar un partido y no encontraba por ningún lado su fútbol. Se miraba a Ronald Koeman preocupado por la falta de juego de su equipo y cuidando el marcador cuando lograban anotar; hasta se le notó cerrando los partidos con línea de cinco defensas, algo impensable para un equipo como el catalán, acostumbrado a derrochar buen fútbol.

Con Coutinho lesionado nuevamente y con la necesidad de ganar los partidos que tenía para ponerse en carrera por La Liga, apareció un menudo jugador con el talento suficiente para liderar al Barcelona y con la personalidad para convertirse en el socio ideal de Messi. Pedri asumió el reto y el comando del medio campo del equipo culé, organizó a su equipo y puso a jugar a sus compañeros. Como si fuera poco, entendió la forma de jugar junto a Messi y, mejor aún, de hacerlo jugar a él. Esto no se había visto durante esta temporada puesto que Jordi Alba ha estado lesionado y lejos del nivel de las temporadas anteriores en las que jugaba de memoria con ‘Leo’ y se convertía en su mejor asistidor.

En gran parte gracias a la sociedad con Pedri, Messi ya es en solitario el líder de goleo de La Liga.

Se le veía al argentino esa angustia por la falta de juego de su equipo y de sus compañeros. Era tanta la frustración que estaba fallando en la definición de las pocas jugadas que él mismo generaba, algo que no es normal en él y que estaba asociado a la falta de confianza que tenía.

La aparición de Pedri recuerda a Iniesta y a Xavi, los mejores socios desde la línea de volantes que tuvo Messi y dos de los jugadores que merecieron un Balón de Oro que no ganaron porque jugaban, precisamente, al lado de Messi. Faltan muchos años y muchos partidos para que Pedri se consolide como el dueño del medio campo del Barcelona, pero las pinceladas que ya está dando auguran un exitoso futuro. Por ahora disfrutemos de esta aparición y de la recuperación de juego del equipo azulgrana, algo que los fanáticos del buen fútbol esperábamos y que veíamos muy lejano.

El Barcelona tendrá que ir partido a partido; primero luchará por la semifinal de la Supercopa de España y luego por el paso a cuartos de final de Champions, dos torneos que se veían muy oscuros por el fútbol que estaban mostrando Messi, Griezmann y compañía. Tendremos que ver si esta mejora se mantiene y si todo el equipo se contagia del buen fútbol de Pedri, pero lo que es seguro es que estamos frente a la aparición de un nuevo crack en el fútbol mundial. No se olviden de este muchacho que sale del Camp Nou en Taxi.

Por: Mauricio León