De goles y padrenuestros

Había ese olor típico a ansiedad y expectativa. Los gritos se juntaban haciendo una algarabía, buscando generar ánimo y motivación.

Se saludaban unos a otros estrechando sus pechos, mientras saltaban contra el más cercano. Entré a ese camerino del viejo estadio Eduardo Santos como hincha del Unión Magdalena, pero también como líder espiritual para vivir con ellos un momento de oración.

 

Nos reunimos en un círculo. El ‘Mono Retat’ hizo unas últimas recordaciones: señalaba quiénes iban a la barrera y las marcas al hombre en las jugadas de pelota quieta. Hizo un último speech de motivación y me dio la palabra. Insistí en la confianza en ellos mismos, en sus habilidades y capacidades, les recordé que eran un equipo y se necesitaban los unos a los otros, los bendije en el nombre de Dios y les dije que Él siempre actúa con su misericordia y amor. Oramos. Luego, juntamos las manos en el centro del circulo y gritamos tres veces: “Unión, Unión, Unión”… y me puse en la puerta de salida del camerino para saludarlos uno a uno mientras caminaban a saltar a la cancha.

El viejo estadio Eduardo Santos.

Cuando el camerino quedó en silencio y la algarabía se había vuelto atronadora en el resto del estadio, cerré los ojos e hice mi oración personal. En ella daba gracias a Dios por regalarle a esos hombres confianza en lo que podían hacer y entendí que ese momento espiritual no garantizaba triunfos, sino esperanza, serenidad y confianza para salir a hacer la tarea.

Necesitamos tener presente la función de la espiritualidad en el deporte, que no es una acción mágica. Orar no garantiza ganar sin esfuerzo, tampoco es salvarse de perder, ni nos da superpoderes para enfrentar y realizar nuestros proyectos. Orar es más bien la experiencia de comprendernos en nuestra realidad, de reconocernos sin miedo, de amarnos y de descubrir que somos obra de Dios. La oración se debe expresar en actitudes de ánimo, de firmeza, de inteligencia y de solidaridad en el diario actuar.

El partido aquel lo ganó el Unión y lo hizo por 6 goles a un Deportivo Cali que no resistió la fuerza del ciclón bananero que se hacía presente en las gambetas de Luis Zuleta, la picardía y anticipación del ‘Mono’ Herrera y en la irreverencia de Carlos Mario Vilarete. Pudieron ser más goles. Ese día el Unión fue inmensamente superior. Recuerdo el repetido grito grave de gol de Edgar Perea, que recorría la grada como una cumbia y hacía saltar de alegría a todos los que allí estábamos. Recuerden que los que vamos al estadio tenemos la costumbre de Tomás, el mello, amigo de Jesús de Nazaret: vemos, pero no creemos hasta que lo oímos en la voz del locutor de turno.

Jugadores del Unión Magdalena. De izquierda a derecha: Carlos Mario Vilarete, Luis Fernando Zuleta y José Herrera.

Nunca entendí por qué ese Unión no fue campeón. Lo tenía todo para lograrlo, pero tal vez nunca lo creyó posible. Lo que sí entendí de nuevo, fue la función de la espiritualidad en todos los momentos cruciales de la vida. Ah, también viví momentos de oración con ellos en los que después terminamos perdiendo. Es que el fútbol es como la vida, algunas veces se gana y otras veces se pierde.

 

Alberto Linero siempre acompañando al Unión Magdalena. Aquí en Bogotá, en octubre de 2019.
Por: Alberto Linero